Mostrando entradas con la etiqueta crianza. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta crianza. Mostrar todas las entradas





Vuelvo a llorar una vez más porque todavía no me controlo, me estreso y necesito calma.
Vuelvo abrazarlos fuerte porque intento no perder la paciencia, quiero amarlos sin dañarlos.
Vuelvo a cuestionarme, preguntarme si estoy haciendo bien, si realmente así se cría.
Vuelvo a recordar que pasará el tiempo rápido, y esto solo quedará en el recuerdo, seguro para ese entonces ya he aprendido más.
Vuelvo a pensar en mi mamá, cuántas veces necesito de su abrazo y llorar con ella.
Vuelvo a sentirme sola, sí sola, criando a niños, sola sin saber que hacer.
Vuelvo a encerrarme en el baño y en voz baja decir dejenme en paz un rato. Aunque no lo sienta realmente pero necesitaba solo 5 minutos.
Vuelvo a caer pero levantarme rápido, huir los cuatro para cualquier rumbo, con tal que estén tranquilos.
Vuelvo a mi realidad, y me siento mala, porque de nuevo comienza todo.
Vuelves a decirme mala, porque no te di algo que quisiste pero no era hora quizás eso no comprendas ahora pero te amo y nunca haría nada malo para que te sientas mal.
Volví a llorar, porque la casa estaba desordenada y ellos tenían que comer.
Volví a sentirme la peor madre del mundo porque no supe decirles que arreglaran sus juguetes y solo les dije ¡apurense! 
Volví a quejarme con ustedes: ¡Estoy cansada! Como si tuvieran la culpa de este día tan feo.
Me volvieron abrazar y decirme lo siento, como si tuvieran la responsabilidad de hacerme feliz.
Me volvieron a decir te amo entre sus palabras que solo yo entiendo.
Me volvieron hacer reír con sus ocurrencia, con sus alegrías y sus historias.
Gracias por entender cada momento, gracias por decirme que todo pasará.
Gracias por sus sonrisas, gracias por sus besos y abrazos, gracias por ser tan empaticos conmigo cuando debería de ser al revés.
A pesar del cansancio no cambio mi vida.
Amo verlos crecer, amor hacerles reír con mis muecas, amor hacerlos bailar y amo jugar con ustedes.
Mamá los ama, pero también se cansa, se frustra, llora, se ríe, se emociona, se enoja cuando se meten con ustedes.
Mamá es un ser humano, quizás marcada por una infancia que no quiere para ustedes e intenta hacer lo mejor. 
Ahora,
Vuelvo a sentir más paz, porque les dije que necesitaba 1 minuto para mí.
Vuelvo abrazarlos, porque me llenan de vida.
Vuelvo a cantar con ustedes, porque desde que los conozco invento letras que tengan sus nombres.
Vuelvo a escucharlos porque sé que ustedes lo hacen y me enseñan cada día.

Comienza de nuevo la rutina, deje de llorar, deje las cosas tiradas, nos fuimos al cuarto a bailar y terminar el día feliz.
Los amo con todo el corazón pero hoy, mamá también se cansa.



¡Hey! Si, tú, el que dice: "Yo ayudó a mi mujer en casa" "Pobre mi mujer tengo que ayudarla" Reacciona no es ayuda, no es un favor, es tu deber, ¡tú responsabilidad! Tener una esposa, no significa que sea tu esclava o tu empleada, o la nana de tus hijos, ¡reacciona! también son tus hijos. 

¡Respeta! Lámina de Upa Para Dos




El enamoramiento más sublime y puro es lo que sentimos ambos, no sabes cuánto lo aprovecho.  Pensar que en algún momento te soltaras de mí, que me dirás chau mamá mientras juegas, pero ahora no; ahora eres un niño tan apegado y tan seguro con mamá.

«La Casa de la Tata: Familias creando para Familias»
«La Casa de la Tata: Madres apoyándonos en tribu, con amor, unión, y respeto»

 

El tiempo vuela, no hay duda de eso. A veces, puedo sentir como el trabajo consume mi vida y mi tiempo, que los días me llevan de un lado a otro como si fuese una hoja de papel, me levantan y me tiran al suelo con fuerza. 
Llegó el cuarto miembro de la familia . Como les conté, me sentí feliz, emocionada, pero el lado amargo de mí sabía que no disfrutaría con mi hija mayor esos momentos de mamá e hija, tendría que compartir mi tiempo. Es difícil, imagínense, dar teta y dar de comer, o tener que mirar a la hermana mayor. Mientras cambio el pañal, tengo que ver que ella no haga travesuras, y así les puedo contar un sinfín de cosas.
Voy escribiendo con la teta afuera, Súper Bebé jugando con mi pecho, yo vigilando que la hermana mayor no se tire desde la mesa, que no esté agarrando la guitarra de Papá Pulpo; de pasadita, voy fijándome en la cocina. Salgo corriendo, porque la Hermana Mayor llora porque se cayó, y cuando me abraza se ríe (estoy pensando que le gusta verme